El fin del mundo fue domingo

El fin del mundo fue domingo

Camino por las calles desiertas de la ciudad. Esa dama —de nombre Soledad— me tiende la mano, galante, guiando mis pasos hacia ningún lugar. Me siento insignificante en su telaraña, me ahogo y muero en la calidez del líquido amniótico, para renacer reencarnado en otras vidas; lejos, muy lejos de esta dimensión: soy el humo … Sigue leyendo El fin del mundo fue domingo

Anuncios
Corazón espejo

Del amor y sus tropiezos

Empujé por última vez; y con un gruñido seco, derramé un resumen de mí mismo. «Bueno, eso fue —pensé—, ya está». Al tiempo que quedaba casi paralizado por la descarga orgásmica que recorría mi espina dorsal con la intensidad eléctrica de un rayo. Ella suspiró en la distancia, yo traté de mantener la compostura. ¿Se … Sigue leyendo Del amor y sus tropiezos

Mercromina

Caperucita, no hay quien te entienda

Caperucita Mercromina. Adolescente e intransigente —elijase uno; el segundo, opcional—, animalista, vegana, iconoclasta, feminista, atea y un largo etcétera de imperdibles sobre la chupa; en fin, nada del otro mundo. Se siente roja, revolucionaria, cuando llena el muro de Facebook con frases de alquiler. Imágenes de hombres con el rostro velludo, por afeitar, muertos en … Sigue leyendo Caperucita, no hay quien te entienda